JP Snowflake - шаблон joomla Авто

Nuestros Valores

No tienes que recorrer las Torres del Paine para apreciar las maravillas de la naturaleza de nuestro mundo, pero ayuda. No tienes que buscar en las aguas cálidas del norte para quedar impresionado con la belleza oculta de los mares de nuestro planeta, pero ayuda. No tienes que ver el desierto florido para sorprenderte con su delicadeza y contrastes, pero ayuda. No tienes que ver las bellas Montañas a lo largo de nuestro territorio, experimentar un ascenso al Aconcagua, o contemplar los nevados de Chillán, o refrescarte con las puras y cristalinas aguas del sur de Chile, para darte cuenta de cuán impresionante son los paisajes de nuestro territorio y planeta, pero ayuda.

Experimentar de primera mano la majestad de las montañas y la gloria de los océanos puede dejarnos sin aliento mientras meditamos en lo espectacular que es en realidad nuestro gran planeta tierra.

Tenemos la responsabilidad de ser mayordomos cuidadosos de este lugar. Pero celebrar la grandeza de nuestro hogar único entre los planetas puede tomar un enfoque peligroso si omitimos un elemento clave. Contemplar la grandeza de la tierra debe recordarnos que simplemente somos “el pueblo de Su prado” (Salmo 95:7), y debemos adorar a “nuestro Hacedor” (v. 6). La creación fue lanzada al espacio para señalar a Dios y Su grandeza, Su poder y Su majestad. Sólo Él merece nuestra alabanza y adoración (Salmo 148:5). ¡Gracias, Señor, por este recordatorio tan impresionante para adorarte!

Cuán ilógico es adorar a la creación cuando el Creador es muchísimo más grande.

 

"Porque sólo Su nombre es enaltecido. Su gloria es sobre tierra y cielos” Salmo 148:13